jueves, 16 de mayo de 2013

La batalla de la bolsa del Ruhr


La penúltima batalla


El día 15 de abril el general Dwight Eisenhower ordenó que las tropas de los ejércitos aliados se detuvieran frente al río Elba, última barrera natural hasta la capital del III Reich: Berlín. El Ejército Rojo había rodeado la ciudad y se acercaba inexorablemente hacia el Reichstag. Mientras que más al oeste las fuerzas occidentales se dirigían a ocupar el centro del país tras rodear el Ruhr, el “taller de Alemania”, que se había convertido en la tumba del Grupo de Ejércitos B al mando del mariscal de campo Model. Eran los últimos estertores de la guerra en Europa.

El Generalfeldmarschall Walther Model, que con su monóculo parecía el prototipo de oficial prusiano (aunque de ascendencia mucho más modesta) era considerado un nacionalsocialista ferviente y se le solía llamar “el bombero de Hitler” por haberse destacado en batallas defensivas en los peores momentos del frente del Este. Pero su actitud durante su última batalla fue bien distinta e incluso el mariscal Kesselring dijo de él que durante aquellos días desplegaba una apatía y fatalismo no dignos de su historial. Bien podría extrapolarse al resto del ejército alemán.

Con el Grupo de Ejércitos B completamente cercado y ya dividido en dos bolsas, su último adversario directo, el mayor general Matthew Ridway, comandante del XVIII Cuerpo de Ejército Aerotransportado, intentó convencer a Model de la capitulación, escribiéndole el 15 de abril una carta personal, cuyo fragmento aparece en el libro:

Ni la historia ni la profesión militar guardan testimonio de un carácter más noble, más brillante en la estrategia bélica y más fielmente sometido al estado que el del general estadounidense Robert E. Lee. Este mismo mes hará ochenta años de su honrosa capitulación, producido cuando sus mandos leales, reducidos en número, quedaron faltos de medios efectivos de defensa y completamente rodeados por un ejército muy superior. Esta es la opción que se le ofrece; a la luz del honor del combatiente, le ruego entregue las armas de inmediato, en aras de la fama del Cuerpo de Oficiales alemanes y del propio futuro de su nación. Las vidas alemanas que usted salve serán muy necesarias para devolver a su pueblo el lugar que merece en la sociedad humana; las ciudades que usted preserve son imprescindibles para el bienestar de su pueblo”.

Entre sus argumentos para declinar su rendición dijo que estaba ligado con su juramento de lealtad a Hitler y en su sentido del honor como Mariscal de Campo alemán (hasta que von Paulus lo hiciera en Stalingrado, ningún mariscal alemán había osado rendirse). Aun así ese día decretó que todos los jóvenes y ancianos bajo su mando fueran licenciados y enviados a casa como civiles, pretendiendo preservar así sus vidas y su cautiverio como prisioneros de guerra. El 16 autorizó al resto de sus soldados rendirse individualmente, tratar de escapar de la bolsa hacia sus casas o hacia las propias líneas para seguir la lucha. En los siguientes días se hicieron cerca de 320.000 prisioneros.

Ya rodeado le preguntó a uno de sus oficiales de estado mayor “¿Hemos hecho, para justificarnos ante la historia, todo lo que pudimos? ¿Qué le queda por hacer a un jefe derrotado?” Se quedó en silencio unos momentos y luego añadió: “En la antigüedad, lo que hacía era tomar un veneno”. Se suicidó el 21 de abril de 1945 en una zona boscosa cerca de Duisburgo.


La obra:
Charles Whiting nos detalla las operaciones llevadas a cabo por los ejércitos norteamericanos para cruzar el Rhin en Remagen, así como el embolsamiento del Grupo de Ejércitos B en el Ruhr. El avance hacia el Elba y la lucha para eliminar la resistencia dentro de la bolsa.


La edición:
La colección ‘Historia del Siglo de la Violencia’ de la editorial San Martín ya tiene sus años (aparecieron allá por los setenta) y ciertamente con el paso del tiempo se ha quedado desfasada.  Pero es precisamente eso lo que les hace conservar cierto interés para ver la evolución de la historiografía, que hasta la apertura de los archivos soviéticos en la época de los noventa daba menos importancia a la participación soviética en la derrota del III Reich. Así como la influencia de la Guerra Fría en los historiadores, junto a la cercanía de los acontecimientos para comprobar su influencia. Por ejemplo Charles Whiting se alistó a los 16 años y luchó en el 52º Regimiento de Reconocimiento británico en el noroeste de Europa durante la 2ª Guerra Mundial.

Dentro de la colección, que estaba divida en cuatro secciones: Armas, Batallas, Campañas, Personajes y Políticos, la calidad de las obras es dispar y hay algunos libros que por su temática (como era mi caso a la hora de leer esta obra) o narración aún conservan intacto su interés. Otros probablemente no tanto. Además su pequeño formato los hacer fáciles de leer y consultar. Una de las características de la colección es la gran cantidad de imágenes, todas ellas en blanco y negro, que acompañan todas las obras, lo que hace la lectura más amena. Aunque en ocasiones el exceso de fotografías puede también tener la intención de distraer al lector del texto. En todo caso ilustran magníficamente cómo eran las cosas durante la 2ª Guerra Mundial.


Aproximación personal:
Según Charles Whiting la batalla por la bolsa del Ruhr nunca se hubiera tenido que haber producido, dejando claro que se tenía que haber seguido hacia Berlín ya que el camino estaba expedito. El general Bradley había vaticinado que intentar tomar de la capital alemana hubiera significado 100.000 bajas aliadas. Con las líneas de nuevo extendidas desde el otro lado del Rhin, Eisenhower ordenó detenerse en el Elba. Consideraciones políticas y estratégicas le hicieron tomar aquella controvertida decisión: la avance hubiera significado que el mariscal Montgomery hubiera tenido de nuevo un protagonismo excesivo (por lo menos en lo que se refería para sus aliados americanos) además de volver a detener la doctrina de frente único para concentrar los suministros y tropas en un solo ataque. La toma de Berlín era sobre todo un premio de prestigio que los rusos ansiaban. Estos habían sufrido la encarnizada guerra de exterminio en el Frente del Este y el traicionero ataque de 1941 de la operación Barbarroja, por lo que sus ansias de venganza eran enormes. Por lo que Stalin hizo todo lo posible para engañar a Eisenwoher con respecto a su interés: indicó que Berlín “había dejado de ser «un objetivo importante en particular»” (‘Berlín. La caída 1945’ Antony Bevoor, pag. 162). Por otro lado la propaganda alemana, mucho más efectiva de lo que la realidad era, hizo creer que la última resistencia tendría lugar en la Alpenfestung (Fortaleza Alpina), un lugar mucho más propicio a la defensa. En realidad esta solo existía en las arengas radiofónicas de Goebbels.

¿Pero realmente era tan controvertida la orden de detenerse en el Elba? ¿Continuar hasta Berlín hubiera significado un cambio tan importante en los venideros años de la Guerra Fría?

La primera razón para no atacar Berlín, el excesivo número de bajas vaticinado por Bradley es ciertamente exagerado si tenemos en cuenta que para la acabar con la bolsa del Ruhr: el Noveno Ejército tuvo 2.452 muertos, frente a la captura de cerca de 320.000 alemanes. Aun así podemos pensar que para la defensa de Berlín, las tropas fanáticas de las SS y las Hitlerjugend, junto al resto del ejército, acosados por los tribunales volantes en busca de desertores que colgaba a cualquier sospechoso de derrotismo, hubieran plantado una encarnizada lucha antes que la “Unión Jack” o la bandera de “Barras de Estrellas” ondeara sobre el Reichstag. Aunque posiblemente con menos determinación que como lo hicieron contra el Ejército Rojo, la lucha calle por calle y casa por casa de Berlín hubiera sido por lo menos costosa. Aunque el resultado hubiera sido el mismo: una cuidad reducida a escombros y el suicidio del dirigente nazi.

¿Y después qué? Según los acuerdos de Yalta Alemania había quedado dividida en 4 zonas de ocupación. Aunque es posible que los británicos se hubiera resistido a abandonar el terreno ganado desde el Elba hasta el Spree, Stalin no se hubiera amilanado y hubiera exigido lo acordado. ¿Se arriesgaría Churchill a un enfrentamiento contra la Unión Soviética que tanto deseaba Hitler y temía Stalin? Es muy dudoso, ya que no hubiera tenido el respaldo de los norteamericanos. En primer lugar estos no sospechaban, ingenuamente, de las intenciones de Stalin con respecto al futuro de Europa (que en aquel momento les importaba bastante menos de lo que demostraron poco después). Y por otro lado aún tenían que continuar la luchan en el Pacífico: el enemigo que les había atacado a traición en Pearl Harbour y por el que habían entrado en aquella guerra. Además en mayo de 1945 sin que el Proyecto Manhattan hubiera confirmado sus resultados y con una muy posible encarnizada invasión de las islas japonesas, es extremadamente dudoso que los americanos se hubieran involucrado en una nueva guerra contra la Unión Soviética por el control de Alemania,  situada en el centro del continente Europeo a miles de kilómetros de su objetivo principal: Tokio. Más teniendo en cuenta que los EEUU querían que la Unión Soviética se involucrara en la lucha contra Japón. Por lo que Eisenhower, en el caso de haber continuado y luchado por Berlín, hubiera retirado sus tropas de la zona de ocupación soviética tanto de la capital germana, como de la zona hasta el Elba, permaneciendo en lo que los acuerdos de Yalta indicaban. Las únicas que realmente hubieran notado la diferencia hubieran sido las alemanas, las cuales hubieran sufrido un número muchos menos de violaciones.

¿Podemos pensar que Eisenhower ahorró vidas estadounidenses a la espera de la lucha por Japón que se advertía encarnizada? Todo es posible.

¿Era necesaria la batalla del Ruhr? Desde un punto de vista histórico posiblemente no. Se hubiera podido perfectamente acordonar la zona y esperar que el mariscal Model y sus fuerzas se hubieran rendido por hambre o los efectos del bombardeo. Pero el ímpetu americano no es muy amigo de una guerra estática de asedio. Por otro lado Eisenhower recibió la orden de destruir la maquinaria de guerra alemana cuando fue asignado al frente de las fuerzas aliadas en Europa (‘Los secretos del día D’ Larry Collins, pag. 17), lo que significa que no podía dejar intacto al Grupo de Ejército B. Había que destruirlo por completo, estuviera entre las ruinas de la zona industrial del Ruhr o en las llanuras antes de llegar al Elba. Y eso es lo que hizo.

LL. C. H.
 
Puntuación: 2,5 (sobre 5)
Título: La batalla de la bolsa del Ruhr
Autor: Charles Whiting
Traductor: Diorki
Editorial: Librería Editorial San Martín (1974)
Colección: Historia del Siglo de la Violencia. Batallas 10
Páginas: 160
ISBN: 84-7140-080-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada